Con irresponsabilidad, omisión e insensibilidad, alcaldías de Tuxpan y Carácuaro celebraron el Grito: Herrera Tello

1120

Morelia, Michoacán


Las presidencias municipales de Tuxpan y Carácuaro convocaron en sus plazas públicas a más de 600 personas en conjunto para emitir el Grito de Dolores, pese a que la ola de contagios de COVID-19 en Michoacán continúa al alza.

El secretario de Gobierno, Carlos Herrera Tello dio a conocer que 111 presidencias municipales realizaron la actividad cívica virtualmente. No obstante, el presidente Jesús Mora de Tuxpan y la alcaldesa Elisenda Garduño de Carácuaro, decidieron realizar la festividad con aglomeración de personas, lo cual fue calificado como un acto de “omisión, irresponsabilidad e insensibilidad”, por parte del encargado de la política interna.

“Desatendieron su responsabilidad que tienen los alcaldes siendo omisos ante la epidemia que vive nuestro país, pues de manera irresponsable ponen en riesgo la salud y vida de las y los michoacanos de sus municipios. Todos queremos hacer fiesta y reuniones, todos queremos festejar el Grito y demás festejos como parte de nuestra cultura, pero lo responsable es hacer lo contrario”, detalló Carlos Herrera en entrevista.

Foto: ACG


El secretario de gobierno dijo que más allá de buscar generar una responsabilidad jurídica o administrativa contra los ayuntamientos, es responsabilidad de cada presidencia municipal no convocar a la ciudadanía. No obstante, es la propia gente la que debería valorar su salud y no acudir a eventos donde exista aglomeración de personas.

“Es responsabilidad constitucional de los gobiernos municipales permitir o no que haya ese tipo de eventos, pero más allá de la civil, está la responsabilidad de cada ser humano de entender que no debemos reunirnos en concentraciones masivas. Hago votos para que en cinco o seis días no tengamos brotes a partir de la irresponsabilidad de los alcaldes que desatendieron la medida; aunque también la responsabilidad de ir o no es del ciudadano”, recalcó.



Carlos Herrera estimó que en cada municipio se reunieron cerca de 300 personas en las plazas públicas para asistir al Grito de Dolores, por lo que entre los dos habrían conglomerado a 600, cuando lo recomendado por las autoridades sanitarias del país es no asistir a reuniones de más de 50 asistentes.

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín