No había bebé perdida; era un pleito marital

0

Liliana Jiménez – Morelia, Michoacán

Las autoridades confirmaron que el supuesto rapto de un bebé en una camioneta se trataba en realidad de un conflicto matrimonial, y que sus protagonistas ocasionaron innecesariamente la movilización de decenas de policías e incluso un helicóptero, por la zona sur de la capital michoacana.

Todo comenzó la mañana de este martes, cuando la pareja tuvo una violenta discusión en su domicilio de Quiroga, tras la cual la mujer tomó a sus dos menores hijas, una de ellas recién nacida, las subió a la camioneta del esposo y padre de las pequeñas y salió huyendo rumbo a Morelia.

El marido salió momentos después en otro vehículo persiguiendo a su cónyuge, y fue ya en Morelia, a la altura del Albergue Tutelar de Menores, donde interceptó a su esposa, que intentaba llegar a la colonia Pablo Galeana de la Tenencia Morelos, para resguardarse con sus hijas en el domicilio de unos familiares.

En ese lugar la pareja protagonizó un enfrentamiento violento, centrando la discusión en quién se quedaría a cargo de las hijas, y en medio del zafarrancho la mujer bajó a su hija mayor de la Ford Escape negra, momento que el hombre aprovechó para apoderarse de la unidad y llevársela, con todo y su bebé.

Ante ello, la reacción de la desesperada madre fue llamar a los números de emergencia y reportar el vehículo como robado, con su hija a bordo, activando así la máxima alerta en la capital que movilizó a una gran cantidad de unidades, tanto por tierra como por aire, de las policías Michoacán y municipal, además de la Guardia Nacional.

Minutos después de iniciar las fuerzas del orden su despliegue en busca de la menor, lograron ubicar a tres hombres en posesión de la camioneta en la colonia Pablo Galeana, por lo que fueron asegurados junto con la unidad. Ellos manifestaron a las autoridades que el propietario de la camioneta, el padre de las menores, los había dejado a cargo del vehículo, cuando partió a recoger el que había dejado tirado después de la persecución.

Fue con estos testimonios que las investigaciones continuaron y la policía pudo enterarse de la verdad de la situación, comprobando que la bebé estaba sana y salva bajo el cuidado de su papá.

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín