Michoacán, el nuevo modelo educativo

7

Desiderata Legal

Por Trinidad Rojas Arreola

El derecho a la educación de todos los individuos está consignado en el marco jurídico de cada país, y se puede considerar también como un derecho humano que, junto con otros, integra un importante corpus en el derecho internacional; es uno de los derechos económicos, sociales y culturales que han sido proclamados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) desde hace décadas como fundamentales.

Este derecho se observa como la cohesión de la indivisibilidad y la interdependencia de todos los derechos humanos; si se le cancelara, se estarían negando automáticamente otros múltiples derechos, por ello su fundamental importancia y valor; si se violenta, no sería posible reparar el daño infligido a la persona en el curso de su vida por su inexistencia; quien carece de ella en su infancia y juventud, pierde una adecuada inclusión en la sociedad, lo que trae una aparejada consecuencia de pobreza y relegación.

Recordemos que es un derecho humano reconocido en el orden jurídico mexicano, en el artículo 3° Constitucional, que establece entre otras muchas cosas, que la educación se basará en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva y que el Estado priorizará el interés superior de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en el acceso, permanencia y participación en los servicios educativos.

Menciona además, que las maestras y los maestros son agentes fundamentales del proceso educativo y, por tanto, se reconoce su contribución a la trasformación social, por lo que tendrán derecho de acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización retroalimentado por evaluaciones diagnósticas, para cumplir los objetivos y propósitos del Sistema Educativo Nacional.

Lo anterior, nos lleva a recordar que recientemente se firmó entre Michoacán y la Federación un nuevo acuerdo educativo que pone fin a casi 30 años de incertidumbre e inestabilidad, que golpearon principalmente a la infancia michoacana, a la cual se le debe garantizar el derecho humano a la educación. Y este instrumento jurídico que se acaba de firmar, sin duda, viene a fortalecer su cumplimiento.

Por otro lado, el nuevo acuerdo fortalece a los trabajadores de la educación, a quienes se les deben garantizar las prestaciones de ley, más en un tema tan delicado como lo es el pago de los servicios prestados.

Lo anterior no es un tema de capricho. Recordemos, entre otras cosas, que con la reforma en derechos humanos de 2011, todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, en este caso el derecho humano de educación. Ello, de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad, por lo que hoy, las autoridades estatales y federales, están cumpliendo con este tema, que si bien no lo es todo, sí es un paso importante, y yo diría, histórico para Michoacán y el país.

¿Y por qué lo digo?, bueno, el tema del rezago educativo es un tema de corresponsabilidad; todos, gobierno, sector educativo, estudiantado, madres y padres de familia, así como sociedad en general, tenemos un papel clave en avanzar o estancarnos. Debemos ser conscientes de lo que hemos hecho bien y lo que podemos mejorar. Hoy, más que nunca, la educación es clave para atacar una sociedad descompuesta.

Por ello afirmo que la relación del derecho humano de la educación, no se puede separar de los demás derechos humanos.

La educación potencia el desarrollo de la persona y por ello es condición esencial para el disfrute de todos los derechos humanos, por esto se considera éste como un derecho clave. No se puede ejercer ninguno de los derechos civiles, políticos, sociales, económicos o culturales sin un mínimo de educación.

Enhorabuena por Michoacán. Cualquier avance en materia de educación, nos lleva a una sociedad mejor. Más aún, si hablamos de un avance como el que hoy se ha concretado y que, sin duda también, marcará, por su carácter histórico y alcance, al gobierno de Silvano Aureoles.

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín