Rifar el avión presidencial, una tarugada

    26

    OPINIÓN

    Por David Cortés Mendoza

    Algunos medios internacionales esto dijeron de México. The Guardian: “En un intento desesperado, el Presidente de México quiere rifar el avión”. Reuters: “Si no puedes vender tu avión presidencial, rífalo”. KGBT: “Una serie de ideas desesperadas para poder vender el avión presidencial”. Daily Mail: “Ha costado 1.5 millones de dólares a los contribuyentes mexicanos un avión parado”.

    Otra vez volvimos a ser burla a nivel internacional, una vez más Andrés Manuel nos pone en el ojo del huracán y cambia la agenda nacional a punta de tarugadas, no se puede decir de otra manera. Mientras en nuestro país tenemos temas que deberían captar la narrativa nacional como el estancamiento económico, la inseguridad gracias a la política “abrazos, no balazos” que tuvo como resultado el año más sangriento en la historia nuestro país o algo apremiante y que en lo particular me tiene enojado e impotente; el Insabi.

    Otra vez Andrés Manuel ante una crisis tan grave y apremiante como el Insabi, vuelve a cambiar la narrativa a nivel nacional a punta de tarugadas, no se puede decir de otra manera, tarugadas. Lo increíble aquí es como por arte de magia todos y me incluyo, nos enfrascamos ante lo irreal y burda que la 4ta deformación está haciendo con la Presidencia de la República.

    Es que es demasiado triste, chusco, chistoso, preocupante, agravante, peligroso, estúpido, irreal, tonto, burdo y difícil de creer (sí, un cúmulo de sentimientos), la forma en como a punta de tarugadas nuestro mesías cambia la narrativa nacional e internacional. Muchos nos reímos y también muchos nos preocupamos por las repercusiones que esto tiene en el aspecto micro y macroeconómico, pues este tipo de puntadas solo abona a la incertidumbre y a la desestabilización financiera, ya que habla de un mandatario que no sabe dónde está parado, habla de un mandatario que se ha contradicho en un mismo tema múltiples veces, habla de un mandatario que no sabe de planeación, mucho menos de políticas públicas y menos de finanzas, pues ese avión a pesar de que ya se pagó una vez, está buscando que los mexicanos los paguemos dos veces y a punta de cachitos de lotería.

    Por muy difícil de creer, no nos queda otra más que señalar cada tarugada, esperando despierte y se de cuenta que la Presidencia de nuestro país no es un chiste, que no se gobierna a base de ocurrencias y que necesitamos un presidente que diga algo más que tarugadas; ponerle rumbo fijo a un país, por ejemplo.

    Comenta

    Suscríbete a nuestro boletín