Cuarto informe de Silvano: el parteaguas

1

“Yo estoy cerrando filas con el presidente de México, por México. Les pido que nosotros cerremos filas por Michoacán (…) y no hagamos uso político de los problemas de nuestro estado; mejor hagamos política para resolver esos problemas”.

La contundencia de la frase es del gobernador Silvano Aureoles en su cuarto informe de gobierno; el énfasis del jefe del Ejecutivo estatal debiera ser atendido por todas y todos. Tan sencillo como esto: no podemos pensar en progreso y bienestar si persiste la confrontación. La mezquindad -vamos a parafrasear al mandatario- es el principal obstáculo para la reconciliación y el acuerdo; sin reconciliación ni acuerdos, estamos perdidos.

Cuarto informe de gobierno. Viene el cierre del sexenio, la etapa más difícil y complicada; dos años para consolidar lo hecho e iniciar o sentar las bases para lo que sigue, los pendientes. Fijar y dejar claro lo que será su legado.

Sabe Silvano que también, a partir de hoy, sudan calenturas y desatan las pasiones personales y partidistas por la sucesión. Otro riesgo. Tendrá que tener cuidado -lo entiende muy bien el gobernador- para que no haya desbocamientos. Y estar atento, alerta a posibles traiciones.

Son los tiempos que tocan. De ahí la contundencia en el mensaje del cuarto informe de gobierno; contenido que debería ser un parteaguas: que los suspiros y aspiraciones por las candidaturas y los cargos no sean un obstáculo para el gobierno en turno. Que le podamos dar normalidad a nuestra democracia, con todas sus fallas y dudas, pero ‘nuestra’. La única que tenemos, y hay que defenderla.

Creemos que ahí está el fondo del mensaje del gobernador Silvano Aureoles: cerremos filas por Michoacán y no hagamos uso político de sus problemas. Resolvámoslos, mejor.

Y en el pedir, las formas: “Hablemos bien de Michoacán, todas y todos. No pretendo que hablen bien de Silvano, sino de Michoacán”.

Ahí queda la propuesta: “Hago votos para que las diferencias ideológicas, políticas y partidarias, legítimas todas, no sean un obstáculo más para que Michoacán salga adelante; al contrario, que nuestras diferencias se nutran de nuestra diversidad y que la coincidencia sea lo que nos una”.

Claro está qué hay una coincidencia, una convicción: Michoacán.

Hagamos, pues, caso. Sería lo deseable y todo un gesto de generosidad por parte de los actores políticos, empresarios, líderes religiosos y demás: que el cuarto informe de Gobierno de Silvano, su mensaje, sea el parteaguas.

Tan sencillo: hay que cuidar lo que hoy se tiene, para mejorarlo después… hay que cerrar filas por Michoacán y por México.

Aquí se queda… ¡aquí entre nos!

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín