La austeridad de Morena es para todos… menos para Morena

3

El Tercer Ojo

Por Arturo Tzintzun Mora

El tiempo comienza a darnos la razón a todos aquellos que no nos tragamos el cuento de un gobierno honesto y dispuesto a transformar al país.

El garlito de hacer todo diferente a los anteriores gobiernos, especialmente en el contexto de la corrupción y de mentirle al pueblo, está diseñado para que lo crean únicamente los ignorantes que, por cierto son los que proporcionan los votos necesarios para mantener en el poder a la “transformación de cuarta” de Andrés Manuel López Obrador y su pandilla de saqueadores y depredadores de la nación.

Conforme pasan los días (y mire que no son demasiados, apenas van cuatro meses desde que llegó la nueva administración que prometía un fin a las viejas prácticas del pasado en la administración pública que acabó por hartar a los mexicanos, echarlos del poder y optar por una nueva opción), el presidente López Obrador se enreda en un discurso que ni él mismo entiende y busca afanosamente ocultar que su propuesta es más de lo mismo.

Inventa de todo, desde colosales luchas contra la corrupción y el delito, hasta conspiraciones, sin dejar de mencionar claro, juicios sumarios donde, nunca se investiga lo que denuncia y por supuesto jamás hay un culpable; si alguien no entendía el concepto de demagogia, con el nuevo presidente de México queda más que claro el término.

Una de las declaraciones que más votos le arrimó a la causa de López Obrador y su negocio familiar denominado “Morena”, fue la que aseguraba que habría austeridad en el gasto público; la que señalaba que se acabaría los sueldos ofensivos de los funcionarios.

En un país donde más de 20 millones de habitantes amanecen sin algo para llevarse a la boca, donde 60 millones de personas no ganan para comprar la canasta básica y en donde otros 30 millones se la pasan endeudados para tener un nivel de vida decoroso, conocer las cantidades de dinero que van a parar a los bolsillos de los integrantes de la “casta política”, francamente insultan a los mexicanos. Y todo lo declarado por el demagogo tabasqueño ha sido una constante mentira, y ya las pruebas lo certifican.

En el caso de Michoacán vaya que Morena ha mostrado que podríamos estar hablando de cualquier partido político sin encontrar las diferencias. Baste señalar dos casos para entender la situación, con el apunte de que no son los únicos y que todos, pero todos los integrantes de la autollamada cuarta transformación son más de los mismo.

Roberto Pantoja Arzola, un oportunista que no había encontrado la forma de enriquecerse en otras organizaciones políticas, encontró en Morena un billete de lotería sin comprarlo, y por supuesto premiado. Se trata de un funcionario federal al frente de la Delegación en Michoacán de la Secretaría del Bienestar, la oficina que se encarga de repartir las limosnas a los mexicano y por supuesto la fundamental en el asunto de tener cautivos a los electores, por cierto, los más marginados.

Este hombre se embolsa mensualmente 122 mil 512 pesos mensuales, de manera legal hay que decirlo, porque hablamos de la dependencia donde es más fácil desviar el dinero debido a la imposibilidad de registrar los egresos.

Por su parte Fabiola Alanís, una perredista que sin problemas se hizo morenista y que da la misma forma se haría priista o panista dependiendo del sueldo posible, está al frente de la dirección general de Transversalización de la Perspectiva de Género, en el Instituto Nacional de Mujeres (INMUJERES); sin siquiera ser la titular se embolsa mensualmente 132 mil 312 pesos.

Hablamos de oficinas donde la miseria en la materia prima que mantiene con vida a los partidos políticos debido al lucro que hacen con la pobreza. Además ganan más que López Obrador, cuando su propio pastor habría declarado que ningún funcionario estaría en esta situación.

Ya es una constante la falta de palabra del presidente, comenzamos a leerlo como al resto de los políticos y por supuesto a los que lo antecedieron, todo lo que diga hay que entenderlo al revés, lo que niegue es lo que está afirmando.

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín