0

Ahora nadie quiere pasar por “despistado.”, cuando lo cierto es que todos quedaron hechos bolas. Vale la pregunta: ¿tiene Peña Nieto las riendas agarradas como para evitar que la bufalada provoque estragos?

Comenta

Suscríbete a nuestro boletín