El calibre de las denuncias que hace López Obrador en sus conferencias matutinas, lleva a una conclusión: ni perdón y ni olvido. Si la hicieron, que la paguen.

Noticias relacionadas