La educación, tan estratégica como el sector energético y sus empresas

Es pedagogía: así como se combaten los intereses huachicoleros que tanto han perjudicado la principal empresa del Estado mexicano; así como se denuncian para combatir el presunto conflicto de interés y la probable complicidad entre el ex presidente Felipe Calderón y la empresa española Iberdrola… así también se deben combatir los intereses de los grupos ajenos al sector educativo, que tienen secuestrado, maniatado a su antojo el sistema escolarizado michoacano.

Si la educación pública -como debe ser- es de la máxima atención para el gobierno de la Cuarta Transformación, entonces debe reconocerse la profunda corrupción e impunidad que dominan en los acuerdos firmados entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y gobernantes estatales, todos bajo una lógica de complicidad política, ajenos al interés que debería ser único: el fortalecimiento del sistema educativo.

Para colmo, hay otros grupos metidos en el conflicto. Aquí en Michoacán, lo ha denunciado públicamente el coordinador de programas federales, Roberto Pantoja Arzola, quien seguro tiene información precisa, amplia y correcta sobre la crisis por la que atraviesa -y que se ha prolongado durante años- el sector educativo de la entidad.

Es pedagogía: tan estratégico es el sector energético y sus empresas (Pemex y la CFE), como el sector educativo. Fundamentales para el desarrollo del país, su bienestar y soberanía.

Luego entonces, tan perseguidos, combatidos y repudiados, por igual, deben ser los intereses, grupos políticos y económicos, y camarillas mafiosas que atenten contra el patrimonio de la nación.

Así debe de ser. Porque es por el bien de México: fuera corruptos del sector educativo; fin a la impunidad y al uso faccioso de los recursos del erario…

Sí, tiene razón el presidente AMLO cuando cita la vieja proclama: “el pueblo se cansa de tanta pinche transa”

Aquí se queda… ¡aquí entre nos!

Noticias relacionadas