La mesa la tienen puesta, otra vez

Hay “plena voluntad para encontrar una salida a las demandas legítimas de maestras y maestros”, dijo el gobernador Silvano Aureoles en sus primeros mensajes, vía redes sociales, luego de más de ocho horas de conversaciones con la representación de la CNTE y el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, en Ciudad de México.

En esos mensajes, dijo también el gobernador que como parte de los primeros acuerdos, se ha empezado por atender diversas peticiones económicas del magisterio.

El titular de la SEP señaló, por su cuenta, que la mesa de negociación permanente es un primer paso, “muy importante”, para dar solución el conflicto magisterial en Michoacán. En tanto, Victor Zavala, a nombre de la Sección XVIII de la CNTE, dijo que los maestros intentarán realizar su mayor esfuerzo para que las negociaciones lleguen a buen puerto.

Así, a partir de las primeras impresiones que se recogieron de la mesa de negociación federación-estado-sindicato, el gran acuerdo parte del reconocimiento de las autoridades al pliego petitorio de la Coordinadora, a sus demandas que “son legítimas”, ha dicho Silvano Aureoles, quien ante medios de información de la capital del país, subrayó asimismo que se harán todos los esfuerzos “para irnos poniendo al corriente con los asuntos pendientes”.

Se entiende, pues, que el “barril sin fondo” que se dijo significaban las minutas con la CNTE, seguirá así: millones de pesos para un bono por aquí; otros tantos millones para una gratificación por allá; más millones para otro bono para acá… 22 bonos y compensaciones adicionales a su salario ha logrado la dirigencia de la Coordinadora en Michoacán, documentó ayer el diario El Universal, quien precisó el monto de esas prestaciones a los maestros: mil 437 millones de pesos cada año.

A eso hay que sumarle las plazas automáticas que cada año tienen que abrirse para normalistas, promociones a cargos de dirección… y etcétera, etcétera, etcétera. Traen los maestros de Michoacán un pliego de peticiones de más de 40 demandas, repartidas entre los gobiernos Federal y estatal.

Y ojo: las críticas no han sido a los logros laborales, ni a las prestaciones alcanzadas; el problema ha sido por las formas como se negociaron y pactaron, hasta el punto que lo menos importante ha sido la educación en aulas. En fin.

Ya se abrió otra mesa de negociación. Otra vez el método de presión de la CNTE se impuso: movilización-negociación-movilizacion. Ya veremos qué otro bono obtienen, qué otra compensación amarran, con qué prebenda administrativa salen. La mesa la tienen puesta, otra vez.

Aquí se queda… ¡aquí entre nos!

Noticias relacionadas