FOTO: ACG

El apetito político y administrativo de la CNTE

El comunicado que emitió la CNTE en Michoacán es ilustrativo y no deja lugar a las dudas: quieren una negociación que les permita el control político y administrativo del sistema escolar de la entidad. Y para cumplir con sus objetivos mantendrán la misma ruta de presión: bloqueos, plantones y movilizaciones.

Este ofrecimiento, el del pago de salarios, “no se acepta porque nuestras demandas son tanto económicas como administrativas y políticas, que no están incluidas en el ofrecimiento”, dice la parte medular del comunicado de la dirigencia sindical, que exige una mesa de negociación “tripartita” con los gobiernos federal y estatal.

Ya hablamos aquí de la intencionalidad política que no quedaba clara por parte de la CNTE y la ausencia de un “acuerdo” en el que se establecieran los plazos y condiciones para que los trabajadores de la educación regresaran a sus labores y pusieran fin a sus radicales acciones que afectan a la mayoría de michoacanas y michoacanos.

Con su comunicado van aclarándose posiciones: ya no es un asunto de pagos de salarios y prestaciones; las medidas y acciones organizadas y ejecutadas por la Coordinadora tienen un fondo político y no tienen otro objetivo más que el control de la educación en el estado.

Cómo ha sido en los últimos años. Ya sabemos de qué se trata; ya sabemos el resultado.

Aquí se queda… ¡aquí entre nos!

Noticias relacionadas