Guardia Nacional: resultados o no habrá verbo político que valga

Apenas inicie 2019, la integración de la Guardia Nacional, sus alcances y métodos, será el tema que acaparará la atención de políticos y ciudadanos en un año que, como han sido los anteriores, registrará la inseguridad como el tema de mayor preocupación en el país.

Fuera de la agenda -política casi siempre- de organizaciones civiles y de derechos humanos, esa preocupación de la mayoría de mexicanas y mexicanos está en el día a día: la delincuencia ronda sus casas, escuelas, calles, colonias, pueblos, comunidades, ciudades, caminos, carreteras… y desde hace más de 12 años no ha funcionado ninguna de las pomposas estrategias que se han anunciado para frenar la escalada de violencia.

¿Será entregando a los militares la responsabilidad de la seguridad pública la mejor apuesta? Difícil hacer un pronóstico o incluso proyecciones, pues plantean verdades a medias (o mentiras completas, como se quiera ver) quienes dicen que esa opción fue aplicada por Felipe Calderón y seguida por Enrique Peña Nieto con los malos resultados conocidos. Para nada.

Calderón y Peña recurrieron al Ejército y Marina Armada de México sin ningún marco regulatorio, enviaron a soldados y marinos a una ‘guerra’ contra la delincuencia organizada en la que se fijaron como principales objetivos la detención o abatimiento de los jefes delincuenciales identificados como de mayor peligrosidad y sostuvieron la idea de que su caída era un triunfo para la tranquilidad de estados y regiones.

Ahí está el territorio nacional para dar cuenta del resultado de esa estrategia; en efecto, se desató una cruenta ‘guerra’ en la que sólo ha habido perdedores: los mexicanos, todos y todas.

La idea ahora es distinta, al menos en el papel y hasta donde se ha informado, o si se quiere más acabada: significa establecer en la ley, con reglas claras, que los militares estarán a cargo de la seguridad pública en el país, incluyendo los llamados delitos del fuero común y no sólo delincuencia organizada.

La creación de la Guardia Nacional significará que cada región, estado o comunidad del país tendrá un mando encargado de la seguridad pública, con formación e instrucción militar y que, a final del día, sólo recibirá órdenes y entregará cuentas a su inmediato superior dentro del Ejército.

¿Será esa la mejor solución? ¿Habrá un alto a la violencia y disminuirían los indicadores delictivos? 2019 marcará el año que nos lo dirá.

Y ahí sí, será poco el margen de error que se le concederá al presidente Andrés Manuel López Obrador y sus colaboradores. Si el próximo año no hay resultados claros en materia de seguridad, no habrá maroma ni verbo político que valga.

Aquí se queda… ¡aquí entre nos!

Noticias relacionadas

Capula y la utopía fugaz de la cultura

martes 15 de enero de 2019