A sangre fría

Leovigildo González

El clero ha sido de mucha influencia en nuestro país, habrá que recordar que fue un ‘cura’ el que inició el movimiento de Independencia, Miguel  Hidalgo, pero lejos estamos de aquella figura de 1810, ahora vemos a sacerdotes que quieren hacer política en un papel muy protagónico.

José Alejandro Solalinde Guerra, sacerdote católico, ha sido un fuerte defensor de los derechos de los migrantes, su trabajo en estados como Chiapas y Oaxaca es muy reconocido incluso por organizaciones internacionales,  sin embargo todo eso, ha estado opacado en los últimos meses al ser un activista de un partido político.

Solalinde, se ha alejado de las metas que lo pusieron como un icono de la lucha en favor de los migrantes, sobre todo de quienes pasan por México en busca del sueño americano, fue así que comenzó a ser mediático y un referente en las redes sociales, al visibilizar las voces de tragedia de los migrantes,  los abusos y los intereses que hay al traficar humanos.

Pero tiene una traba, su propia religión, hace unos meses el obispo de Celaya, Benjamín Castillo Plascencia, lo llamó protagónico, debido a  que está en busca de las cámaras televisivas, sin acatar los dictámenes de la Iglesia católica.

El 26 de octubre de 2014, el sacerdote fue echado por los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, lo hicieron a decir de ellos, por su protagonismo y falta de tacto, en el manejo que hizo del caso en sus redes sociales y en los medios de comunicación.

Hay voces que también lo defienden al interior de la Iglesia católica, como el vocero de la diócesis de Veracruz, el sacerdote Víctor Díaz, quien dice que incluso su protagonismo es bueno, ya que tiene credibilidad al conocer a profundidad la problemática de los migrantes.

Sin embargo, el sacerdote, en los últimos meses ha sido señalado de ser un activista de Andrés Manuel López Obrador, y su partido, Morena, las redes sociales que usaba para alzar la voz ante las injusticias que padecen los migrantes, ahora las usa para promover a candidatos, es ahí donde comienza a opacarse la credibilidad.

Tiene derecho, su investidura de ser parte de una religión, no le impiden sus derechos políticos, pero justamente la lucha de la laicidad ha sido desde finales del siglo XIX, que se ha pretendido que el clero se aleje de los asuntos públicos, Solalinde no ha aprendido y parece no lo hará, pero ¿su credibilidad será la misma?

No hay volcán

Sorprendió a propios y extraños, que en Venustiano Carranza, municipio colindante con Jalisco, tuviera una especie de actividad volcánica como tierra caliente y algunos gases, esto luego del surgimiento de un geiser en Ixtlán de los Hervores.

Sin embargo este lunes, personal de Protección Civil y de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, acompañado por estudiosos de la UNAM descartaron tal hecho, así que no estamos ante el surgimiento de un volcán, ahora analizan a qué fenómeno natural se debe tal actividad.

Fidel, ya deja el fuero.

Tal parece, que a Fidel Calderón le están cerrando las puertas en Morena, debido a que una de las posibles candidatas es quien contendió a la gubernatura del estado en el proceso de 2015, María de la Luz Núñez, sería nuevamente la carta de Andrés Manuel en Michoacán.

Calderón es diputado federal, por lo cual no puede ser llevado a tribunales para que responda por los posibles desfalcos. Pero que lo alejan de una posible candidatura.

Noticias relacionadas

A SANGRE FRÍA / Leovigildo González

lunes 17 de julio de 2017