Desventuras de PAN y PRI

Se entiende el respaldo que las encuestas publicadas otorgan al presidente Andrés Manuel López Obrador en su cruzada contra el robo de combustibles en el país; mientras más salen y se conocen cifras, personajes -todavía en el imaginario, sin nombres y apellidos-, empresas y el modus operandi del saqueo en Pemex crece el repudio a lo que se hizo y se dejó hacer en los gobiernos anteriores.

Frente al atraco al país, la prueba de fuego para el gobierno de AMLO

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Andrés Manuel López Obrador en el caso del saqueo a Pemex? Esta fue, quizás, la pregunta más repetida desde que empezó la crisis del huachicol y trascendieron los primeros informes sobre la profunda corrupción en la empresa paraestatal. Resultó tan escandaloso lo que se dio a conocer que, a pesar de la escasez y/o desabasto de gasolinas en varias entidades, las encuestas conceden al presidente un amplio respaldo ciudadano en esta cruzada contra los huachicoleros de dentro y de fuera, de overol y de traje y corbata.

La mafia del huachicol y las falsas noticias

Hay cosas y situaciones de las que ningún gobierno puede hacerse responsable. Tampoco puede culpársele. Una de ellas es la insistencia, maldita insistencia, de ‘crear’, creer y difundir noticias falsas. El libertinaje de las redes sociales lo permite todo.

Lo que el pueblo —que no es tonto— merece saber

Dice el presidente Andrés Manuel López Obrador que no hay que espantarse con la polarización política; advierte que ésta siempre ha existido en la historia del país y hasta parece disfrutarla. Está en lo suyo, pues, y puede ser que lo tenga hasta calculado. Pero lo que no puede confundir el mandatario es la polarización política con la confrontación que pueden generar sus decisiones entre los mexicanos, ya sea por una mala comunicación o por la deficiente planificación y ejecución de sus proyectos.

Profundidades y lodazales de la crisis del huachicol

A ver: informó el presidente Andrés Manuel López Obrador que el robo de combustibles a Pemex representaba pérdidas para la paraestatal de alrededor de 60 mil millones de pesos, nomás en 2018; los informes de la Secretaría de Energía precisan que sólo entre el 25 y 30 por ciento de las gasolinas que se consumen en México son producidas por la petrolera y el resto son importadas, y ahora se sabe, con datos oficiales, que los niveles de almacenamiento a escala nacional no alcanzan sino para cubrir apenas dos días la demanda de consumo en el país.

Desabasto de gasolinas y de información, una peligrosa combinación

Estrés, desesperación, tensión y manifestaciones de violencia. Así reaccionan ya los ciudadanos de Morelia en el fastidio de las largas filas que tienen que hacer para adquirir algunos litros de gasolina; horas perdidas en alguna de las estaciones de servicio que se han vuelto centro de atención nacional, luego de que el Gobierno de la República iniciara su cruzada contra el huachicoleo, incluyendo el cierre de ductos y el control -ya no sólo vigilancia- de las instalaciones de Pemex por parte del Ejército Mexicano.

Cruzada contra el huachicol: ¿Hasta dónde está dispuesto a llegar AMLO?

El control de la producción de Pemex que ordenó el gobierno de la República, con el cierre de ductos y la distribución de gasolinas en el país con pipas que custodian soldados del Ejército ha provocado el desabasto de combustible en varios estados del país y la situación amenaza con agravarse, en tanto la nueva administración federal no se mueva de su decisión de atacar la corrupción que desde las entrañas de la paraestatal alentó y vivió del llamado huachicoleo.

Por el bien de Michoacán

En lo que fue la presentación del plan federal para rescatar, sanear, modernizar y hacer eficiente el Sector Salud en el país, se escucharon mensajes políticos por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador y del gobernador Silvano Aureoles Conejo que bien vale tener presentes para el futuro, recordarlos cuando sea necesario y esperar que cuajen en hechos y acuerdos por el bien de Michoacán.

Una buena forma de empezar el año

El anuncio que se hizo este martes para reforzar la seguridad pública en Morelia -para seguir luego en el resto del estado-, y el convencimiento expuesto de coordinación “plena y absoluta” (Silvano Aureoles dixit) de los tres niveles de gobierno en la mesa de para la construcción de la paz es, digámoslo, una buena forma de empezar el año.

El año del cambio

2018, el año que terminó, será recordado como el parteaguas, el momento histórico en que el sistema político y de partidos dio el viraje y por primera vez el gobierno de la República quedó en manos de una opción de izquierda; con sus matices, pero seguidores y detractores de Andrés Manuel López Obrador seguro que en este punto tienen, tal vez, su única coincidencia.